1702

Elorraran

La tarea era desarrollar el programa funcional de una vivienda dentro de un caserío protegido de más de 100 años de antigüedad. El deseo del cliente era rehabilitarlo íntegramente con unos mínimos recursos, con el fin de asentar su vida futura. La parcela en pendiente en su dirección este-oeste enclavada en Amoroto, estaba atravesada en su lado este por un afluente del Río Lea que originaba una fauna fluvial potente en todo ese borde, además de estar rodeado de grandes plantaciones de pino y otras especies autóctonas como el roble.

El caserío en cuestión tenía reformadas con anterioridad la cubierta y la solera de planta baja. Esto condicionaba que la estructura primaria de pórticos de madera en su interior y de muro de mampostería en su perímetro no se pudieran modificar.

La decisión fundamental radicaba en el llenado del 60% del volumen total con el programa de vivienda, en vez de su totalidad, dejando en el restante volumen, un vacío que funcionaba como un gran salón para usos múltiples presidido por el hueco de chimenea previsto con anterioridad en la cubierta. La distribución seguía los ejes marcados por los pórticos. Las plantas estaban divididas en tres vanos principales en las dos direcciones del rectángulo. La escalera central permitía articular y organizar los espacios. Esa era la base.

En cuanto al aspecto exterior, se respetaba la identidad original del conjunto sobre el que no se actuaba y mantenía la estética de su estado actual. La estructura horizontal se resolvió mediante un sistema mixto de hormigón y madera para poder mantener la madera centenaria y que no quedara oculta.

El proceso para la resolución del proyecto parte del análisis previo y de la observación “in situ” de la vivienda, sin olvidarse de dotar a la vivienda de las estancias necesarias extraídas del programa funcional propuesto por la propiedad.

Presupuesto
70.000 - 80.000 €
Constructor
Cons. Rehab. San Mamés S.L.
Año
2020
Colaborador
ISOSTATIKA (estruct.)
Tipología
Residencial
Localización
Amoroto, Bizkaia
Escala
300m2
El caserío en cuestión tenía reformadas la cubierta y la solera de planta baja. Esto condicionaba que la estructura primaria de pórticos de madera en su interior y de muro de mampostería en su perímetro no se pudiera modificar.
La decisión fundamental radicaba en el llenado de 60% del volumen total con el programa de vivienda, en vez de su totalidad como era deseo del cliente, dejando en el restante volumen, un vacío que funcionaba como un gran salón para usos múltiples presidido por el hueco de chimenea previsto con anterioridad en la cubierta.
En cuanto al aspecto exterior, se respetaba la identidad original del conjunto sobre el que no se actuaba y mantenía la estética de su estado actual. Se proponía abrir un hueco en la fachada norte que conectara el vacío con el paisaje. La estructura horizontal se resolvió mediante un sistema mixto de hormigón y madera para poder mantener la madera centenaria y que no quedara oculta.