1821

Tangram

El  mobiliario infantil fue nuestra aportación a un proyecto dentro del marco ELKARTOKI. El objetivo del proyecto era la transformación de manera participativa de los espacios escolares impulsado por TIPIGARA,  en el que participaba Colegio Público de ARRIGORRIAGA. Un proyecto de carácter pedagógico donde los alumnos intervenían con prácticas plásticas sobre el mobiliario como resultado final del proceso.

Nuestra propuesta experimental dio continuidad al ejercicio anterior. Se trató el espacio simulando una plaza, con espacios adaptados para sentarse, trepar, saltar, creando circuitos adecuados para los usuarios finales, niños de entre 4 y 8 años. Por ello, debían de ser amables en el uso y a la vez preparados para soportar la intemperie y la lluvia, además de tener que ajustarse a un presupuesto reducido por el carácter de la iniciativa.

Después de algunas reflexiones se decidió plantear los módulos como si se tratase de un TANGRAM . En cuanto a los materiales, se analizaron varios productos y procesos industriales, y finalmente se confeccionaron las piezas como tablas de surf, un producto ligero preparado para condiciones ambientales agresivas, con cantos redondeados y suaves, y de fabricación artesanal, sin que fuera necesaria una producción industrial de escala superior. Este bloque de FOAM cortado a laser, permite extraer y aprovechar las piezas, haciendo un “shapeado” para conseguir el módulo de la forma en que se desea. Una vez finalizado el corte del mueble, se lija para prepararlo para el pulido y después se procede a su limpieza, dando por terminada su fabricación.

El diseño juega a la combinación a través de los cortes, positivos y negativos, minimizando el material residual. El resultado son diferentes tipos de módulos que despiertan la psicomotricidad de los destinatarios.

Presupuesto
< 5.000 €
Cliente
Tipi Gara
Constructor
TENKA Arkitektura
Año
2019
Tipología
Mobiliario
Fotografía
Biderbost Photo
Localización
CEP Arrigorriaga LHI
Escala
320m2
El mobiliario infantil fue nuestra aportación a un proyecto para la transformación de manera participativa de los espacios escolares. Un proyecto de carácter pedagógico donde los alumnos intervenían con prácticas plásticas sobre el mobiliario como resultado final del proceso.
Nuestra propuesta fueron muebles adaptados para sentarse, trepar, saltar, creando circuitos adecuados para los usuarios finales, niños de entre 4 y 8 años. Por ello, debían de ser amables en el uso y a la vez preparados para soportar la intemperie y la lluvia, además de tener que ajustarse a un presupuesto reducido por el carácter de la iniciativa.
Los módulos se plantearon como si se tratase de un TANGRAM . En cuanto a los materiales, se confeccionaron las piezas como tablas de surf, un producto ligero preparado para condiciones ambientales agresivas, con cantos redondeados y suaves, y de fabricación artesanal, sin que fuera necesaria una producción industrial de escala superior.
El diseño juega a la combinación a través de los cortes, positivos y negativos, minimizando el material residual. El resultado son diferentes tipos de módulos que despiertan la psicomotricidad de los destinatarios.